viernes, 7 de diciembre de 2012

     Aveces cierro los ojos con tanta fuerza esperando odiarte, esperando olvidarme esos días en lo que lo era todo en tu vida, esperando que el corazón no duela tanto, esperando poder tener el valor, y la conciencia de darme cuenta que ya no importo en tu vida. Nunca te creí capas de algo así  nunca te creí capas de olvidar ese amor tan puro que nos teníamos  ese amor que simplemente se reflejaba en nuestras miradas; la falta que me hace tu presencia en mi vida es inexplicable, no me resigno y sigo soñando con algún día despertar y que estés hay esperándome como lo hacías cada mañana, o que me vas a pasar a buscar una tarde y vamos a reír como antes lo hacíamos. Aunque pienso que es mejor cerrar los ojos con todas mis fuerzas, y resignarme a que nunca va a pasar.

                                                                                     Te extraño Papá.

2 comentarios:

  1. Ohh es un texto muy tierno, es un texto genial. Espero que tu estés bien.
    Un besito

    ResponderEliminar