viernes, 29 de mayo de 2015

Es tan fácil abrazarse a las personas, y que ellas te lleven a lugares fabulosos, y a sentir que estas viviendo una vida realmente maravillosa... Es tan fácil lograr maravillar a una persona con historias y actitudes, con anécdotas y aventuras. Lo difícil es caer en la realidad de cada persona, lo difícil es entender lo que cada persona siente por dentro, lo podrida y triste que esta. Bueno, eso me pasa... Estoy en un momento de la vida en el cual todo me desilusiona, las personas no dejan de desilusionarme con sus infidelidades y mentiras, con falsas promesas, y cobardía, hoy para mi no existe ya ese abrazarme a una persona y cegarme. Yo creía que tenia una compañía, un ángel, alguien especial, que se quebraba por dentro pero por fuera era un diamante, brillante, y luminoso, fuerte y hermoso. Pero se dejo seducir por las mentiras que nos muestran las personas, se dejo influenciar por el corazón, y empezó a creer que podía morir de amor, pero no tenia razón. A veces hasta el mas inteligente puede volverse estúpido y creerse su propio cuento, pero lo que yo les cuento; es que nunca existió tal maravilla, nunca existió tal diamante, siempre fue un disfraz. Y como todo en esta vida se disfraza de mentira, hoy puedo darme cuenta que nadie es tan importante, y que uno se deja estropear los sentimientos  al dejarse al descubierto cuando estas vulnerable. 
No existe solución, no existe respuesta, simplemente somos pasajeros de un tren, que buscamos llegar a alguna estación, o simplemente nos vamos matando por dentro, y caes en la cuenta de que lo queda es solo vacío. 

1 comentario:

  1. Precioso!
    Y mucha razón!
    Un saludo! Besos!
    MMEUC

    ResponderEliminar